Saturday, March 17, 2012

El techo de la habitación de Violet tenía estrellas de plástico pegadas que brillaban en la oscuridad. Las había pegado allí su madre en un esfuerzo por mostrarle cómo debería verse realmente el cielo de noche sin la interferencia molesta de la iluminación excesiva de Ciudad Capital.
El techo de esta habitación es sólo blanco. Aquí las estrellas de plástico no son necesarias. Pero las echa en falta cuando, medio adormilada, su ausencia le recuerda que ya no está en casa.

Que está en la casa de alguien más.

Primera Anterior Siguiente Ultima

No comments:

Post a Comment